Category Archives: Ministerios

Loading
loading..

Cena del Señor

Desde este domingo celebraremos la Cena del Señor en Casa. No es obligatorio que lo hagas, queremos que sientas libertad en esto. Lo que si es importante es que hagas memoria de lo que Cristo hizo en favor de nosotros.

Finalizado el mensaje será la celebración. No te preocupes si en tu casa no tenés Pan y Vino … Insistimos que es importante hacer memoria a través de la oración personal.

Domingo 12 – María

MARIA MAGDALENA, la que olvidó el poder de un Nombre, pero no de su Misión.

Para leer: Juan 20: 11 al 18

Para pensar:

María Magdalena es un personaje bíblico que despierta muchas emociones. El detalle que capta nuestra atención está en el Vs. 16: Jesús usó una sola palabra para dirigirse a María, la llamó por su nombre. No hay palabra más querida para cualquier ser humano que aquella que lo distingue de los demás. A parte de aquella simple palabra, se desencadenaron en el alma de María una serie de consecuencias.

DESPERTÓ: Antes estaba como aturdida, confundida, con la mente nublada. Ahora, de repente, vuelve en sí, equilibra sus emociones, y vio lo que siempre debió ver. Aquella demostración de Jesús de que se interesaba personalmente por ella, antes que nada, le hizo ser ella misma. Quizás a todos nos haya ocurrido que algún gran dolor nos hizo perder conciencia de lo elemental: debemos aprender a oír el llamado por nombre del Maestro. A Ma. Magdalena Jesús la liberó milagrosamente cuando echó fuera de ella siete demonios (Lucas 8:2). ¿Qué cosas de la vida hoy nos siguen atando para no escuchar y obedecer la voz del Señor? ¿Miedos, Dudas, Enfriamiento Espiritual, Traumas, Desaliento, Mente Carnal?

COMPRENDIÓ SUS ERRORES: Ma. Magdalena tenía una serie de ideas equivocadas: que Cristo estaba muerto, que necesitaba su perfume, que era lógico su llanto y hasta llegó a pensar que ese hombre era el jardinero. Todo era comprensible, y además era fruto de un corazón amante pero era falso. Cuando el Señor la despertó de su confusión, comprendió la verdad: EL HABÍA RESUCITADO!.¿Cuáles son los errores que nosotros debemos abandonar hoy?

SE IDENTIFICÓ CON CRISTO: Según el Vs. 16, Ma. Magdalena recobró su nueva identificación y conexión con su Señor. Más tarde, Pablo lo llamaría “estar en Cristo” (2da. Corintios 5:17). Nada ganaremos, como experiencia cristiana, si nos quedamos en los puntos anteriores. ¿Qué cosas de la vida pasada nos están impidiendo estar en Cristo?

SE PUSO EN ACCIÓN: No se quedó con su Señor, aunque tal vez es lo que hubiera querido. Por el contrario, se apresuró a volver a la ciudad y contar a los discípulos lo que había comprobado directamente y repetir las palabras que había escuchado de los labios divinos. Esa fue su verdadera prueba de amor. Jesús está con nosotros muy cerca hoy, y nos llama por nombre. ¿Podemos, como Ma. Magdalena, responderle llamándole Maestro? ¿Qué implicancias tiene esto de que JESÚS ES NUESTRO MAESTRO?

María Magdalena fue directa y genuina. Le interesaba más creer y obedecer que comprenderlo todo. Jesús honró su Fe casi infantil, concediéndole el privilegio de ser la primera en verlo resucitado y confiándole el primer mensaje de su resurrección.

Para orar: Que ante los grandes hechos o la rutina diaria esté dispuesto/a a ir donde el Señor me lleve, en cuerpo y en mente.

Mensaje del Domingo 12/4 – Formato Audio – Formato Video

Sábado 11 – Malhechor

Malhechor arrepentido. Muy de lejos del pecado, pero tan cerca de Dios

Para leer: Lucas 23:39-43

Para reflexionar:

La historia de los criminales crucificados junto a Jesús no nos deja de impactar cada vez que la meditamos: uno espera que sus pensamientos hayan sido de arrepentimiento genuino frente a la muerte, pero Mateo y Marcos nos detallan que ambos ladrones estaban injuriando a Cristo y echando acusaciones contra Él unas pocas horas antes de morir. En pocos minutos, uno de ellos pudo haberse hundido hasta el mismo infierno, pero, por más que estuviera lejos, Jesús lo encontró. He aquí la definición de misericordia: la miseria del corazón humano hallando gracia en el corazón del Salvador. ¿Qué ocurrió para que la historia dé un giro total en tan poco tiempo?

De la burla a la convicción.

En Proverbios 1:7 leemos que “El principio de la sabiduría es el temor de Dios”: aquí tenemos el principio de la sabiduría en el ladrón arrepentido. Empezó temiendo a Dios (Lucas 23:40). ¿Qué fue lo que le hizo admirar y someterse (temor a Dios) a Su Creador, que estaba ni más ni menos que a su lado? ¿Qué fue lo que convenció a este hombre de pecado si no vio milagros ni tampoco que los judíos le rindieran homenaje a Jesús?

De la convicción a la confesión.

No podemos perder de vista que cuando el Señor Jesús exclamó desde lo más profundo de su alma: «Padre, perdónalos» (Lucas 23:34), el ladrón dispuesto muy probablemente lo escuchó y quedó convencido de pecado. Conmovido por el espíritu de amor y perdón del Señor, confesó: “Nosotros merecemos morir por nuestros crímenes, pero este hombre no ha hecho nada malo” (Lucas 23:40). En medio de las tinieblas, el ladrón arrepentido tuvo fe en Jesús. No había oído ningún sermón, no había visto el cetro en las manos de Cristo ni corona en su cabeza, no había presenciado ninguna de sus obras maravillosas y, con todo, tuvo una fe maravillosa, digna de ser imitada. ¿Por qué crees entonces que el ladrón tuvo fe?

De la confesión a la libertad real.

Demos una mirada a la oración del ladrón (Lucas 23:42). Él tenía fe en Cristo y ahora le llama «Señor». Era la voz de un joven convertido: “Señor, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino” No fue una oración muy larga, pero sí una oración al rojo vivo que salía de su corazón. Solo pidió que se le recordara, pero consiguió aún más: libertad, paz, consuelo y salvación en el Paraíso, que ningún juez humano le iba a poder otorgar. A parte de sus discípulos, nadie le vio físicamente jamás a Jesús luego de su resurrección. La última vez que el mundo le pudo ver, fue cuando salvó a un pobre pecador que colgaba de la cruz, salvándolo de las mismas garras del infierno, del poder de Satanás: “Hoy estarás conmigo en el paraíso”. Éste es el glorioso evangelio. Libre de la ley. ¡No hay condenación para los que están en Cristo Jesús!

Ante este panorama, ¿Puedes meditar por un momento qué pudo haber pasado por el corazón del ladrón arrepentido al escuchar de Jesús: “Consumado es!”?

Para orar: A cristianos y no creyentes, un famoso himno invita: “¿Te sientes casi resuelto ya? ¿Te falta poco para creer? Pues, ¿por qué dices a Jesucristo: “Hoy no. Mañana te seguiré” Vence pues el “casi” y con Cristo ven, porque hoy es tiempo, pero mañana muy tarde podrá ser”. Estamos a la distancia de una simple oración para decidirnos por Jesús y prepararnos para la bendición de Su paz y libertad por Su Salvación.

Viernes 10 – Judas

JUDAS, El que pudo pero no quiso

Para leer: Mateo 26: 14 al 16, 21 al 25, 47 al 49

Para pensar:

Generalmente nos gusta hablar y aprender de las personas virtuosas, destacar sus rasgos sobresalientes e inspirarnos en sus vidas y obras. Pero no es así el caso presente. Judas no es una persona grata, su nombre ha quedado unido a su pecado y nadie podrá borrarlo; Sin embargo, Dios nos da un mensaje a través de él.

1) SU AMBICIÓN: Juan dice que fue Judas el que manifestó su enojo con el derroche de ungüento y sugirió que se hubiera podido vender para ayudar a los pobres. Juan también aclara que no lo dio por su amor a los pobres sino por su codicia del dinero, porque era ladrón (Juan 12: 4 al 6). Cuando escogemos la senda del pecado, como con Judas, a veces, el Señor no nos detiene de inmediato aparentemente. ¿Significa que aprueba nuestras acciones? En ciertas oportunidades utilizamos palabras piadosas para ocultar una mentira. ¿Hay mentiras piadosas? ¿No nos dice algo la conciencia cuando nos equivocamos?.¿ Tenemos algún versículo de advertencia?.

2) SU DECISIÓN: Tenía cierta habilidad administrativa. Era hombre de acción. No vaciló en entregar a su maestro ni tampoco en suicidarse después (Hechos1:18). Decisión no es sinónimo de fortaleza, o de convicciones firmes. Hoy hay personas que se detienen en ver la acción, pero no analizan la motivación, ¿Por qué lo hacen? O ¿Para quién?  ¿Qué 5 características tienen las obras que hacemos para Dios?

3) SU SIMULACIÓN: La sorpresa y preocupación de los discípulos expresadas en su pregunta:
“¿Soy yo Señor?” (Vs.22) demuestra que Judas supo ocultar muy bien su verdadera personalidad a tal punto que no despertó sospecha alguna en el grupo de sus condiscípulos. A la vez notamos la discreción de Jesús: sus palabras (vs.25) deben haber sido pronunciadas en vos muy baja y probablemente solo Pedro, que estaba al lado de Jesús, las escuchó. ¿Qué mensajes tiene esa actitud para nosotros? Tenemos aquí severas advertencias contra 3 males: La avaricia (1ra. Juan 2: 15 al 17), La hipocresía (2da. Timoteo 3:5), y La traición: cualquiera que elija otros intereses en lugar de Jesús, se convierte en traidor (1ra. Corintios 10:12)

Para orar: Señor, guárdanos del mal. Amén

Jueves 9 – Marta

Marta, la que entendió… pero no a tiempo

Para leer: Lucas 10: 38 al 42 – Juan 11: 17 al 45

Para pensar: UNA CARTA PARA  MARTA (Hermana Mayor de María y Lázaro)

Años atrás, llegó a mis manos un libro que hablaba acerca de la vida de Marta. Me detuve en muchas cosas que pude observar y analizar a la luz de la Palabra de Dios que marcaron en mí un despertar espiritual que jamás pude olvidar y hoy te quiero compartir, a través de una carta imaginaria…

Querida Marta:

Hoy me detuve a recordar tu vida que tantas cosas me enseñaron. Pude leer acerca de cómo eras y cómo eso te transformó en una persona en la que muchos nos sentimos identificados.

Eras hospitalaria, te gustaba servir, hacer bien las cosas, eras muy perfeccionista y estabas en cada detalle. Tenías tus prioridades tan claras que te costaba entender a los demás en las suyas, te era difícil descansar y eso, a veces, no te permitía disfrutar de la presencia de tus invitados (Lucas 10), hasta solías causar malestar poniendo incómodas a las personas que estaban a tu lado. Te costaba que no te reconocieran…te faltaba re pensar en quietud el orden de las prioridades que estabas poniendo a tu vida.

Tal es así, que no pudiste soportar cuando en una oportunidad, teniendo el privilegio de recibir a Jesús en tu casa, (Lucas 10:40)… priorizaste el servicio…no priorizaste la Presencia de Jesús mismo allí. Priorizaste poder quejarte ante El por la quietud de tu hermana…no priorizaste sentarte a escucharle. Y cuando te encontraste frente a la tremenda prueba por la muerte de tu hermano Lázaro… buscaste a Jesús… pero cuando lo viste. No supiste callar… priorizaste expresarle tu conflicto interior y falta de satisfacción por lo que creías tendría que ser una rapidísima respuesta de su parte… no priorizaste el saber descansar y esperar en Él aun habiendo conocido que “Él era la resurrección y la vida”. Lo sabías.

Siempre priorizabas lo que considerabas perfecto bajo tu óptica, pero no te “detenías” a priorizar la persona de Jesucristo en tu vida considerando y reconociendo Sus Palabras, Su Voluntad, Su Poder, Su Autoridad.

Al final, te veo Marta, después de la resurrección de Lázaro, en una cena junto a Jesús, sus discípulos y tu familia. También estabas Sirviendo. Como lo hacías antes… pero esta vez… EN SILENCIO. Empezaste a aprender de tu hermana menor que la Adoración y reconocimiento a Jesucristo empieza Amándolo en serio, Callando y Escuchándolo.

Pienso… ¿Qué habrás sentido al estar frente a la Cruz de Cristo? ¡No me caben dudas de que habrás reconocido lo que Él significaba para tu vida! Aquél a quién aprendiste a conocer cuando dejaste todo tu ser a sus pies. (2da. Corintios 5: 14 al 17)

Entonces pensé que, de no haber sido por su Sublime Gracia, hubiese sido demasiado tarde Marta.  Tus preocupaciones por los detalles no te permitían ver el cuadro completo. Habría sido muy diferente vivir a los pies de Jesús depositando tu Fe y Confianza en Él. No tratando de resolverlo todo sola.

Tuviste el privilegio de estar muchas horas cerca de Jesús, pero tan solo una semana antes de que El fuera a la Cruz y a pocos días de su resurrección y ascensión al cielo… recién allí… lo entendiste y comprobaste toda la Gloria de Dios manifestada en Él.  Y cuando te tocó despedirlo a las afueras de Betania antes de ser llevado arriba al cielo (Lucas 24: 50 al 53), seguro habrás sentido su abrazo y su bendición, demostrándote cuánto te amaba, cuánta paciencia te tuvo, ¡cuánto te esperó, ¡cuánto te enseñó, ¡cuánto valías para él, y cuán Bueno y Fiel era al darte una nueva oportunidad de vivir una vida transformada por el poder de Dios!

1) ¿Qué opciones de actitud frente a la situación tenía Marta? Escuchar a Jesús, ordenar la casa, etc.

2) ¿Qué fue lo que la llevó a elegir lo que siempre elegía? ¿Por qué?

3) ¿Puede ser el Escapismo una forma de tapar una necesidad espiritual, a pesar de que lo que realice sea algo bueno?

4) ¿Qué opciones eliges hoy con respecto a tu relación con Dios?

Para orar:

Señor, Ayúdame a llegar a tiempo a Ti, entendiendo que necesito un reajuste de tu parte para reordenar mis prioridades.

Layout mode
Predefined Skins
Custom Colors
Choose your skin color
Patterns Background
Images Background